Caravana de Risas - Infancia refugiada

Actuación en Líbano para infancia refugiadaLocalización:

Jordania, Irak, Líbano y Grecia

 

Inicio / Final:

03/2015 - 12/2018

 

Con el objetivo de contribuir a la mejora de la situación emocional de la infancia iraquí, siria, afgana y palestina, refugiada en Jordania, en Líbano y en Irak, e incluso en Grecia, se llevarán a cabo cada año un mínimo de 8 acciones de unas tres semanas de duración cada una fundamentadas en el desarrollo de espectáculos y talleres.

Las expediciones se centrarán por un lado en la realización de giras de espectáculos cómicos fundamentados en dinámicas de circo y payaso/payasa. Por otro, se llevarán a cabo talleres de expresión corporal y comunicación, así como también de relajación, para trabajadoras y voluntari@s de las contrapartes que atienden a las niñas y a los niños y a sus familias en centros familiares y comunitarios.

Dos acciones se llevarán a cabo en el Kurdistan iraquí (Erbil y Duhok), dos en Líbano (Trípoli, Bekaa, Beirut, Tiro y Sidón), y otras dos en el norte de Jordania (campos de Ciber City, King Abdullah, Za'atari). Dos acciones se realizarán en Grecia.

 

Contexto: 

Desde la invasión de EUA en Iraq en 2003, miles de familias iraquíes huyeron del país buscando refugio en los países vecinos. En Jordania, la mayoría vive en las zonas más pobres del Este de Amman, la capital. Según los datos registrados por la UNHCR , en Jordania hay aproximadamente 465.000 iraquíes. La gran mayoría vive en zonas urbanas, con escaso apoyo comunitario y viviendo en situaciones de pobreza debido a la imposibilidad de acceder a ingresos ya que no tienen el derecho a trabajar. En Líbano la situación es muy compleja debido al gran volumen de refugiados que este país ha acogido, y que alcanza una ratio del 20% de la población total; aproximadamente ya hay más de 1 millón de refugiados acogidos por una población de poco más de 4 millones de personas. En Irak a los refugiados de Siria se suman los desplazados internos producidos por el propio conflicto interno llegando ya 3,3 millones de personas. También hay refugiados afganos repartidos por diferentes países de Próximo Oriente y Oriente Medio, de los cuales un número importante está en la zona oriental de Irán. En Turquía en el 2015 se llegó a la cifra de 2,5 millones de refugiados acogidos y en Grecia se ha llegado casi a los 200 mil refugiados.

Como colectivo, de forma general, padecen una limitación de acceso a los recursos que les impide realizar una vida con normalidad, teniendo que vivir siempre con el estigma de ser refugiado, hecho que influye en la precarización de su vida cotidiana y les hace necesitados de atención por parte de estamentos oficiales y de Agencias de las Naciones Unidas para poder cubrir sus necesidades básicas y poder vivir con dignidad.

Según UNICEF, el 26% de la población iraquí refugiada es menor de 15 años, que es una cantidad importante de población a la que acoger en las escuelas Jordanas desde que en el  2007 el gobierno jordano permitiera su acceso en ellas a los refugiados iraquíes. A pesar de este signo de normalidad particular de Jordania, los refugiados chocan con multitud de dificultades para asumir este proceso, debido a la sobrecarga en las escuelas y al elevado coste económico que comporta el desarrollo de un curso escolar, para muchas familias inasumible. El precio de la educación provoca que muchos niños/as tengan que trabajar en tareas informales para aportar ingresos a su casa para poder costear la escuela y muchos, directamente, han de abandonar la escuela y trabajar para ayudar a mantener la familia. Esta presión en Líbano genera mucha tensión entre la comunidad libanesa y la refugiada, ya que allí por cada cuatro habitantes hay uno refugiado y la economía del país no puede sostener una demanda de servicio público tan grande y repentina.

Según un estudio  realizado por Unity Circle Project (2008), las experiencias vividas por ejemplo por los niños y niñas sirios tienen siempre alguna relación con la vivencia del fallecimiento de familiares, así como secuestros y actitudes de violencia. Junto a ello, se unen emociones vinculadas a la incertidumbre, la sensación de impotencia de no haber podido proteger a sus familiares durante la guerra, pérdida de lazos y vínculos comunitarios, aburrimiento y falta de espacios y momentos de recreación, pobreza, inestabilidad familiar con relaciones sensibles a separaciones, tristeza y inestabilidad. Estos factores podrían trasladarse perfectamente a la población siria o afgana.

Es entonces en este marco, ante la escasez de tiempos y espacios de recreación, y el miedo a exponerse en espacios públicos debido a su estatus jurídico y el elevado coste para acceder a estos espacios/actividades, donde adquiere sentido que PSF quiera ofrecer estos espacios de recreación para los niños. Un espacio de diversión y ocio, de interacción con otros/as niños/as, con la finalidad de darles apoyo emocional mediante el estímulo de emociones positivas para interactuar en sus procesos de resiliencia y favorecer su recuperación emocional y psicológica.

 

Objetivo General: 

Contribuir a la mejora de la situación emocional de la infancia refugiada en Próximo Oriente.

 

Actividades: 

8 giras de espectáculos de variedad de circo, payasas y payasos de 1h de duración cada uno realizadas durante períodos de aproximadamente entre 20 y 25 días en los que se realizan unos 20 espectáculos que llegan a 5.000 niños y niñas en una gira. En cada gira participan 3 o 4 artistas profesionales que actúan como voluntarios donando su caché artístico.

 

Financiación: 

Payasos Sin Fronteras - Fondos Propios

 

 

 

 

Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament

 

 

 

Ajuntament de Barcelona

 

 

 

Fundació Nous Cims


 

 

 

¿Quieres ayudarnos a financiar este proyecto? ¡Contacta con nosotros!