Skip to Content

El colegio “San Sebastián” apoya a Payasos Sin Fronteras

Data: 
Mié, 05/17/2017

Por iniciativa de su departamento de Inglés, el colegio San Sebastián celebró el "Red Nose Day” (día de la nariz roja) y sus alumnos y alumnas han donado a Payasos Sin Fronteras todo lo conseguido en el desarrollo de la actividad. Cada alumno ha tenido que elegir y sacar adelante un reto y buscar "patrocinadores" entre sus familiares y amigos que le dieran algo de dinero por conseguir su “challenge”. Luego cada clase ha hecho una aportación a PSF con el dinero que los niños y niñas consiguieron de sus “patrocinios”: en total han sido 2.674,71 € que se destinarán a los proyectos que nuestra organización realiza en favor de los refugiados.

Para poner el broche de oro a la actividad “Red Nose Day”, el día 25 de abril visitaron el colegio los artistas colaboradores de PSF Arturo Usera y Eva Pilarte. Acompañados del director y de la coordinadora del proyecto bilingüe, los artistas participaron en 4 actos de clausura de la actividad en cada uno de los 4 edificios que componen el colegio, que se encuentran en las localidades de El Boalo, Cerceda y Mataelpino (Madrid). En cada acto, nuestra pareja de payasos, además de hacer una pequeña actuación, explicó el trabajo de PSF y entregó un Diploma de agradecimiento. También se les ha entregado a los profesores un vídeo de PSF para ser proyectado a los niños y niñas dentro de su propia aula.

Además del apoyo económico ofrecido a Payasos Sin Fronteras, la actividad “Red Nose Day” ha sido un estímulo muy positivo para los alumnos, los educadores, así como para las madres y padres. Cada alumno, con ayuda de sus padres, tuvo que elegir un reto, practicarlo hasta conseguirlo y buscar a personas que quisieran “patrocinarle”. Los retos han sido pruebas de destreza física, memorística o de agilidad mental que cada niño o niña luego ha presentado a sus compañeros/as de aula. Por tanto la actividad también ha contribuido a que los alumnos/as aprendan a comprometerse consigo mismo y con los demás y a empatizar con las diferencias y necesidades de otros. Y para toda la comunidad escolar ha servido para sentir que educadores, alumnos, padres y madres pueden juntos hacer algo importante que ayude a mejorar la vida de otras personas.